Ramón

bulto-caraEste año de 2013, antes del verano, los compañeros de otro grupo de acompañamiento, nos derivan a un hombre joven, al que le ha salido un enorme bulto en el lado derecho de la cara. Se trata igualmente de un inmigrante, cuya tarjeta sanitaria, queda anulada por la entrada en vigor del RD 16/2012. Con anterioridad era atendido de forma regular cuando lo ha necesitado, en un centro de salud del distrito.

Nos dirigimos a su centro habitual para que le atiendan. En un primer momento intentamos que el personal administrativo, le de de alta como transeúnte sin permiso de residencia, pero no por la vía urgente, sino que le dieran de alta con su CYPA COMO TRANSEUNTE SIN PERMISO de residencia. El trato que recibimos fue agresivo y con nulo interés de dejarnos explicar. Solamente le atenderían por la vía urgente como contempla el Decreto. Es interesante resaltar, que a la pregunta de qué le pasaba, nosotros y ellos que no eran profesionales médicos, no podíamos valorar, por lo tanto esa pregunta sobraba. Es una primera barrera que nos podemos encontrar cuando acompañamos a alguien. La valoración siempre será de un médico/a no ante un profesional administrativo.

Le atienden finalmente por la vía urgente. La médica valora que es necesario que le vea un especialista maxilofacial, pero al no tener tarjeta y no estar inscrito en el sistema, este paso no se puede hacer. Importante detalle es que nos aclara que no tiene nada grave, pero sí que hay sajar probablemente el bulto y esto lo tiene que valorar el especialista. Le prescribe antibióticos para reducir su tamaño y ver como evoluciona y le cita a la semana siguiente por la vía urgente porque ella está de guardia. Este día por supuesto intentamos explicar de nuevo su inscripción en el sistema, alegando que EL DECRETO es una norma de rango superior y todo proceso de enfermedad tiene que ser atendido hasta el final, es decir hasta que haya una mejoría o curación en su caso, por lo tanto la aplicación del decreto que viene a contemplar sólo la vía urgente, tiene que supeditarse a la ley de rango superior. Estas explicaciones vienen al caso por la barrera de no poder derivarle al especialista. A la semana siguiente, el diagnóstico es el mismo y le tiene que ver un especialista, como no puede ser por la vía ordinaria, la médica nos deriva a las URGENCIAS DE LA PAZ. Le explicamos la incoherencia de esa derivación, atendiendo al gasto sanitario y además que se trata de un caso que no es grave, le decimos que entendíamos por lo que siempre nos han dicho que las urgencias no están para estos casos y que esto sí supone un gasto y gestión sanitaria en términos de derroche y el subsiguiente colapso en urgencias, del cual dan cuenta los profesionales sanitarios, con mucha razón.

La médica nos dice que va a cumplir la norma y que no puede hacer más.

Nos vamos a urgencias, esperamos. Le atienden de forma excelente, le sajan el bulto, que disminuye considerablemente. Pero nos dicen con toda claridad que hay que operarle, porque esta patología se puede volver a reproducir. Nos dicen que le citemos para la operación. Lo intentamos y otra vez la misma barrera, como no está en el sistema hay que facturarle si se quiere operar. Nos señalan un bochornoso espacio , como el que podemos ver en superficies comerciales, para su facturación.

Nos vamos de allí decepcionados, cabreados….pero sin dejar de pensar en soluciones y en nuestros principios de desobediencia.

Finalmente optamos por otro centro de salud, donde hay profesionales con conciencia social, que entienden que hoy son los inmigrantes pero que mañana seremos nosotros, no hay diferencias, todos pertenecemos a la misma especie humana. Se le da de alta como transeúnte sin permiso de residencia, obtiene su CYPA. Al día siguiente volvemos a la PAZ y le citan sin problemas para la operación.

El joven ha sido operado recientemente, ya le han quitado los puntos. NO ERA UN CASO GRAVE, PERO HACEMOS NOTAR, que algo que podría haber sido resuelto en un tiempo más o menos breve, por las barreras que la aplicación del indigno decreto tiene, han transcurrido varios meses, en donde este joven continuamente le supuraba “ basura” en el interior de su boca. Podría haberse complicado más. Afortunadamente estaba y está muy sano.

El joven de 30 años, nos da las gracias con un cariño excepcional. Sabe que no está solo.

QUEREMOS DECIR EN VOZ ALTA QUE EL SISTEMA SANITARIO DE SALUD, NO SE FINANCIA CON LA SEGURIDAD SOCIAL, esta es la mentira que nos están haciendo creer, SINO CON LOS IMPUESTOS QUE TODOS Y TODAS SEAMOS INMIGRANTES O NO PAGAMOS.

Anuncios

Nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s